Rapsodia de Febrero

Febrerillo, ya estás aquí. Apenas te has hecho notar. Has llegado como siempre sin prisas, sin aspavientos, como no queriendo molestar con tu poquedad. Podías haber hinchado un poco el pecho este año que prometes ser algo más largo… sólo un poco, que tú nunca quieres llamar demasiado la atención

Y es que tú, Febrero, eres un mes sin poemas, sin canciones dedicadas, un mes que pasa como de puntillas. Sólo algún poeta menor te ha dedicado alguna estrofa, corta como tu ser, modesta como tú mismo.

Ahí está abril, a quien Rosales dedicó todo un libro, o diciembre, que enamora a los escritores con sus cuentos navideños pero, claro, tú no eres el mes de la Epifanía del Señor ni tampoco el de la consagración de la primavera, ni siquiera eres un mes serio, como Dios manda o eso dicen. Los refranes te vituperan y te recuerdan tu nimiedad e inconstancia: Febrerin, el más ruin. Febrero, el más rastrero.

Toda la paremiología castellana se ocupa de recordarte que eres un cabecita loca: Febrero, un día al sol y otro al brasero. Es triste que aprovechando una rima fácil el refranero te tache de todo: de fullero, de embustero, de veletero.

Pero a ti no te importa, ¿cómo va a importarte que te llamen loco si es en tus días  cuando en las regiones del sur y de levante florecen níveos y evocadores los almendros como un anuncio tímido de la primavera?

¿Cómo explicar que no eres inconstante sino que tú, Febrero, eres así… ,un hiato entre el invierno que resiste y la primavera que se cierne? ¿Cómo explicar a los que te denigran y te llaman loco, aventurero, disparatado… que tú no puedes elegir porque tu alma pertenece  al reino del invierno y al de la luz a un tiempo?

Y vives así, con tu entraña indecisa, humana, demasiado humana… con tus querencias y revoleras y a veces te cansas de tanta indecisión y revuelves el aire con tus golpes de viento y otros días te encoges y dejas que el aroma germinal de la primavera se enseñoree del aire y sus evanescencias.

Llegará marzo, no menos indeciso que tú pero ya sin nostalgia alguna de las nieves, porque marzo, no menos loco, sí sabe a dónde va, con su plétora de  lluvias y granizos, pero resuelto a hacer triunfar la primavera. Es un mes largo, equinocial, serio. Su alma tiene dueño.

En cambio tú, mes proteico, loco, tornadizo, ¿cómo confiar en ti?, ¿cómo nos hemos propuesto en tus días formar nuevo gobierno?,  ¿cómo podría ser ese nuevo gobierno que alumbres, sino indeciso, mudante, precario?

Yo te tengo en estima, Febrerin, y no me gusta que te insulten porque eres como yo, un veleta que vive al día, un naipe que podría ser cualquier cosa, rey o sota. Sabes que te tengo ley y también que tus frías lunas son de las más hermosas del año, no en vano convocan al estro de los lobos que aúllan al amparo de su claridad  en  los montes de Liebana o en Peña Sagra. También se aprestan a volver las aves migratorias que nos dejaron por territorios más cálidos y hospitalarios.

Y sí, esto es cierto y quizás te faltó el rapsoda que con palabras como ascuas o tizones cante la belleza dubitativa que tímido y pudoroso escondes, pero ¿cómo encargarte a ti, lansquenete, cacaseno, la gobernanza de la casa?

¿Qué gobierno podrías traernos tú, Febrerillo, que no sea, a tu imagen y semejanza, un gobierno breve y voluble? ¿Qué podrías traernos que no sea una mascarada de carnaval o una indecisa y desafinada chirigota?

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

3 comentarios en “Rapsodia de Febrero

  1. Tan bueno como siempre Ignatius. Por apuntar algo, que abunda en la orfandad poética y musical de Febrero, hay una preciosa canción de Sivio Rodríguez que se llama “Como esperando a Abril” se ve que a Febrero pocos le esperan. En fin…
    Alberto

    Me gusta

    1. Muchas gracias, Alberto.¡Abril! ese sí que es un mes de los importantes.Hay una estrofa en otra de Sabina en la que se pregunta quién le ha robado el mes de abril, porque, claro, si le hubiesen robado febrero no sería una pérdida vital, más bien, como si le hubiesen sisado algo de calderilla de alguna vuelta.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s